jul 30 2011

Fraude con las tarjetas

Fraude con las tarjetasSi se reemplazan de todas las tarjetas de pago de los Estados Unidos podría obligar a que los emisores gasten alrededor de $2,850 millones, más $310 millones para actualizar los cajeros y que acepten las tarjetas nuevas.
Los clientes de los bancos muchas veces sospechan que algo ocurre cuando tratan de sacar dinero desde un cajero automático. Es muy frecuente la colocación de trampas en donde roban las tarjetas o los datos de la misma para luego ingresar en la cuenta y sustraer el dinero.

Es común que se coloque un lector de tarjetas falso o “skimmer” sobre la ranura verdadera para la tarjeta y una cámara pequeña que filma a los clientes cuando ingresaban sus códigos de identificación personal.

En los Estados Unidos, según una encuesta de 2010 de ACI Worldwide, que ofrece sistemas de pago a las instituciones, unidades de proceso y minoristas financieros, en los últimos cinco años el 32 % de los consumidores informaron fraudes con tarjeta, más que el 27% que arrojó la encuesta en 2009.
Es posible que esa cifra vaya en aumento, porque las tarjetas de crédito y débito que se utilizan son vulnerables al fraude, ya que la tecnología utilizada es obsoleta y hace que sea más sencilla la falsificación.

Consumer Reports investigó y llegó a la conclusión de que incluso algunas tarjetas con chips de identificación con etiquetas de radiofrecuencia (RFID por sus siglas en inglés) que permiten hacer compras sin tener que pasar la tarjeta por un lector de código de barras, son vulnerables a la falsificación virtual.

Funcionarios manifestaron que fueron testigos de cómo se pueden transmitir datos tales como el número de cuenta de la tarjeta, la fecha de vencimiento y los datos de seguridad que los ladrones pueden interceptar y usar para falsificar tarjetas.
A menudo, la información de las tarjetas de crédito y débito norteamericanas se almacena sin codificar en una banda magnética al dorso de la tarjeta, banda que los ladrones pueden copiar fácilmente, a bajo costo.

Por otra parte en los Estados Unidos y en algunos países no industrializados de África se encuentran entre las pocas naciones que todavía utilizan tarjetas de pago con bandas magnéticas, muy utilizadas en la década de 1970. China anunció que no producirá ni aceptará este tipo de tarjetas después de 2015; los viajeros norteamericanos también ven que sus tarjetas no se aceptan en algunas estaciones de servicio, estacionamientos, subterráneos y negocios en Europa. El Banco Central de Europa recomendó que, a partir de 2012, los bancos dejen de fabricar tarjetas con banda magnética.

Por tal motivo se implementan las llamadas tarjetas inteligentes, EMV (las siglas vienen de Europa y MasterCard Visa). Las tarjetas inteligentes utilizan varias capas de seguridad, que arrancan con un chip computarizado en cada tarjeta que almacena y transmite información codificada y un identificador único que puede cambiar en cada transacción.
En algunos casos, los titulares de las tarjetas también ingresan un PIN para autorizar el crédito, así como las transacciones de débito. En 1992, en el primer año posterior a la implementación de las tarjetas inteligentes, el total de pérdidas por fraude cayó a un 50% y la falsificación de tarjetas cayó a un 78%. Otros países que cambiaron también vieron una disminución en los fraudes.

El atraso con respecto a la actualización de las tarjetas de crédito y debito en los Estados Unidos parece ser una cuestión de dinero. Las pérdidas de los bancos todavía no exceden los costos para efectuar un cambio; no obstante, algunos comerciantes afirman que se debe a que a menudo ellos son los que cargan con la mayor parte del costo de los fraudes.

Artículos Relacionados:
Comparte esta noticia con tus amigos

Si quieres información actualizada y las últimas ofertas, visita nuestras secciones:

DEJE UN COMENTARIO

Formulario de suscripción

Suscribirse al blog

¿Cómo cambio mi avatar?

Ir a gravatar.com y sube tu avatar preferido.